INTRODUCCIÓN del libro CREATIVIDAD CORPORAL





Fragmento del libro CREATIVIDAD CORPORAL

Composiciones basadas en trabajos de expresión corporal

 

© Mercedes Ridocci

1ª edición 2005 Ñaque Editora 

2ª edición 2019 Alfa Institut 


Introducción

Este pequeño libro está escrito desde el corazón, desde el amor que siento por esta actividad, desde el amor que siento por mis alumnos. 

Hace tiempo que deseaba escribir un libro sobre Expresión Corporal, pero no encontraba la forma de enfocarlo. No quería hacerlo respecto a las bases en las que se asienta la metodología, pues estas ya están escritas y muy bien reflejadas por mi maestra, Marta Schinca, en su libro Expresión Corporal (técnica y expresión del movimiento). Si escribía era con la intención y la esperanza de poder aportar algo más a todos aquellos interesados en este maravilloso mundo de la creatividad corporal. 

Un día pensé en registrar los procesos creativos que poco a poco fueron derivando hacia las diversas composiciones que he ido realizando junto con mis alumnos. 

Marta Schinca había escrito sobre las bases científicas y expresivas en las que se asienta la Expresión Corporal, yo escribiría sobre mi particular forma de transmitirlas y de cómo éstas cobran vida, concretándose en sentimientos y emociones, a través de su experimentación. Mostraría cómo “ordenando” y buscando un “hilo conductor” a esos sentimientos y emociones, se puede llegar a la composición escénica. 

Así pues, en este libro trato de exponer con cierto detalle, los diferentes procesos creativos que nacen de la investigación en el campo de la Expresión Corporal. 

Propongo a los lectores, que al igual que mis alumnos, sean partícipes activos de los procesos de creación. Para ello pretendo ser didáctica y viva a la vez, sugerente en mis propuestas, despertar la sensibilidad y conducir a la creatividad. 

Mostraré algunos medios de afinar el instrumento corporal, de modo que se haga más sensible, receptivo y fluido utilizando como medio el Movimiento Orgánico, que forma parte de esta metodología. Paso a paso después, nos iremos adentrando en la investigación personal e individual desde diversas propuestas.
Con ello, iremos realizando bocetos impresionistas hasta que se vayan definiendo poco a poco, adquiriendo una coherencia, una “historia”, formando una unidad significativa. 

Mostraré en cada composición coreográfica, herramientas distintas con las que construir la obra, de modo que a través de todas ellas hayamos asistido a la experimentación con una amplia gama de elementos, descubriendo sus posibilidades y sus recursos para la creación. Nos serviremos también de otras artes como la poesía, la pintura, la escultura, la música o el cine para extraer de ellas otras referencias y aplicarlas a nuestra creación corporal. Cada obra final será distinta, definida por uno o varios elementos que la caracterizan. Unas serán más abstractas y simbólicas, otras más concretas y cotidianas. 

Iremos vivenciando y tomando conciencia de las ricas posibilidades corporales del movimiento y su reflejo en la asimilación de los recursos expresivos que el cuerpo va encarnando; de la rítmica y musicalidad con que los movimientos pueden desenvolverse;
de las composiciones que se van dibujando en
el espacio; del diseño con el que el cuerpo se va construyendo; de las casi infinitas posibilidades que nos pueden proporcionar los objetos para interactuar expresivamente con ellos; de los matices emocionales conseguidos mediante el gesto; etc. etc. 

 

***

LOS ÁRBOLES COMO SIMBOLOGÍA DE PROCESOS DE VIDA



Fragmento del libro CREATIVIDAD CORPORAL

Composiciones basadas en trabajos de expresión corporal

 

© Mercedes Ridocci

1ª edición 2005 Ñaque Editora 

2ª edición 2019 Alfa Institut 

 



VIDA


Representada en el año 1995
en el Centro Cultural Galileo de Madrid  



Mi marido es un gran aficionado a la fotografía.
Una tarde de verano en la que nos encontrábamos repasando uno de sus álbumes dedicado a los árboles, me llamó especialmente la atención una de ellas. 

Es una agrupación de árboles, que, si te detienes un poco observándola, sus formas sugieren cuerpos humanos: el largo tronco, es como una columna que adopta una posición determinada, mientras las ramas son como brazos proyectándose hacia el exterior. Cada uno de ellos tiene un perfil diferente, donde se complementan unos con otros. 

Entonces pensé: ¿y si parto de esta idea para comenzar el nuevo curso? 


Aprovechamos muchas tardes de ese verano
para dar largos paseos por el Parque del Oeste. Observábamos los diferentes tipos de árboles y su
gran diversidad de formas; cómo se proyectan hacia
la luz, llegando a ser muchas veces el condicionante
de su forma. Así pudimos observar cómo en ciertas agrupaciones, sobre todo en aquellas que se desarrollan en un terreno inclinado, algunos de ellos llegan a crecer casi en paralelo al suelo, o creando diagonales, haciéndose de esta manera con la luz que la posición de otros árboles les impide recibir. Observamos cómo el conjunto es una adaptación de formas motivada en gran medida por la búsqueda del sol. 


Mientras yo voy apuntando en mi cuaderno todas las sugerencias que me ofrecen estos ya familiares árboles que llenan mi querido Parque del Oeste, mi marido registra con su cámara de fotos todo aquello que nos parece interesante. 


El comienzo 


Es el primer día del curso, y ya me presento con el álbum de fotos dedicado a los árboles. Les ha llamado la atención que esta vez desee partir de una imagen tan concreta, pues lo normal, como se ha podido ver en esta narración hasta ahora, es que sea de elementos mucho más abstractos, que poco a poco se van concretando en vivencias. 

De todos modos, les digo: aunque partamos de una imagen concreta, el trabajo no va a consistir en ilustrar árboles, sino en las vivencias y sugerencias que se deriven del trabajo que vayamos desarrollando. 



 

 

 

 

Más allá de la plástica - Mercedes Ridocci


“Cuando pinto una mano, una boca, unas manos, unos ojos,

estos no son solo una forma plástica.
Yo quiero expresar en esto más que la plástica misma.
Quiero expresar este ojo que está llorando,
esos dientes que están mordiendo,
o estas manos angustiadas, vibrando.”



Guayasamin (Artista plástico ecuatoriano)