20/8/13

Vinculos: objetos, cuerpo, espacio. Barcelona 2013 - Módulo 8 Expresión ...



Algunos fragmentos del Módulo 8 Vínculo objetos,cuerpo,espacio

El palo como símbolo de expresión y comunicación
Significación que adquiere en función de su uso espacial y la calidad con la que éste se realiza

Mercedes Ridocci.

18/8/13

LA ABSTRACCIÓN DEL MOVIMIENTO


Fragmento del libro CREATIVIDAD CORPORAL - Composiciones basadas en el trabajo de investigación en Expresión Corporal - Mercedes Ridocci.

La abstracción del movimiento

Es nuestro primer día de curso en el taller. Hacemos memoria del trabajo que realizamos el curso anterior sobre la estilización de acciones, basándonos en la técnica del Movimiento Orgánico. Fue precisamente trabajando sobre ello como surgió “LA BIBLIOTECA”.

Pues bien, este curso quisiera plantear el trabajo sobre la abstracción del movimiento. 
La abstracción necesita de la estilización gestual, pero el objetivo en la abstracción es llegar a la esencia de las acciones elegidas, hasta que pierdan su significado concreto, adquiriendo con ello un lenguaje expresivo diferente.

¿Cómo empezaremos?
Cada uno de vosotros elegirá una profesión o cualquier tipo de actividad donde se den un determinado número de acciones.
En principio, las realizareis gestualmente tal cual se desarrollan, como si las estuvieseis “mimetizando”.

Después de que cada uno de ellos, hiciera “pruebas” sobre diferentes profesiones, eligen una en concreto sobre la que desarrollar su trabajo.
Podemos ver por ejemplo como:

C. parece haber elegido mostrarnos a una lavandera, cuando aún no existían las lavadoras automáticas y las manos debían ejercer todas las acciones correspondientes al lavado
120de las prendas: arrodillada, frota una mano contra otra; extiende su brazo y lo acerca a su cuerpo como si arrastrara una supuesta tela volviendo a frotar; sus manos con resistencia, retuercen; sus brazos sacuden de arriba abajo; incorporándose va “tendiendo” su tela sobre una línea horizontal mas alta que su cuerpo.

P. nos muestra los gestos propios de una costurera. Traza líneas imaginarias en el plano transversal, corta, une piezas, cose, etc.

F. nos expresa con sus gestos a un pintor de brocha gorda. Revuelve una masa con cierta resistencia, desliza su “brocha” de arriba-abajo, de izquierda a derecha, escurre, sacude.

V. parece un oficinista de los de antes, sentado ante una gran máquina de escribir, toda su mesa llena de papeles. Teclea, mete o saca el papel, amontona, rasga, etc.
D. parece tejer con esmero alguna pieza de lana.

Cada uno nos va mostrando la actividad elegida.
Analizamos, de qué Acciones Básicas (LABAN) está compuesto cada gesto:
¿retorcer?, ¿flotar?, ¿deslizar?, ¿presionar?, ¿sacudir?, ¿hendir?, ¿teclear?, ¿golpear?.
Se analiza el ritmo que contiene cada gesto, los grados de intensidad, etc., etc.
Una vez que tenemos claros todos estos elementos, cada uno de ellos estiliza al máximo su actividad.

¿Qué ocurriría ahora si os pido que desarrolléis estas acciones en cualquier lugar del espacio que no corresponda al espacio real de la actividad?

Pondremos un ejemplo: -            La lavandera, en lugar de estar arrodillada frotando
la pieza de tela, puede situarla imaginariamente en otro lugar del espacio: arriba, en la diagonal derecha; en la izquierda; a diferentes niveles de altura.
- Tanto el arrastre como las sacudidas y toda las demás acciones estarán condicionadas por el lugar espacial que haya elegido como punto de partida.
-            La pieza que “lava” puede ser de pronto muy grande o muy pequeña.
-            Puede ser más o menos pesada, utilizando de esta manera diferentes calidades en el movimiento.
Eso sí, os pido que mantengáis los ritmos naturales de las acciones y sus diferentes matices de esfuerzo en la intensidad.

Comienzan a trabajar.
Observo estas bellas “danzas” que tienen lugar. No dejo de maravillarme de cómo partiendo de una actividad concreta, solo por el mero hecho de “transportarla” a otros espacios, adquiere tanto para el que la realiza como para el observador una dimensión expresiva absolutamente diferente. Y no digamos, cuando introducen los cambios de dimensión en el gesto, los cambios en la calidad, los cambios de tempo.

Ya no vemos ni lavandera, ni oficinista, ni modista, ni... Vemos por ejemplo, a alguien que frota sus manos en diferentes lugares, seguido de gestos de arrastre donde su cuerpo se estira, se encoge, se retuerce; vemos frenesí o calma; vemos fuertes o suaves sacudidas; vemos trazos espaciales; vemos música. Respiramos tantas y tantas emociones que no nos resulta fácil concretarlas. Quizá más adelante, ahora no importa.

Otro día.

Hoy me gustaría ir un poco más allá en el proceso de abstracción.
-            ¿Qué ocurriría, por ejemplo, si en vez de frotar con las manos, se frotara con los antebrazos?
-            ............................................................................ -            ¿Y si se frotara una mano contra la mejilla? -            ............................................................................ -            ¿Y si en vez de arrastrar o sacudir con los
brazos se realiza con la columna, con la cabeza,
con los codos, con otra parte del cuerpo...? -            ............................................................................ -            ¿Y si repito una o dos acciones que se
continúan varias veces, acelerándola o ralentizándola, cambiando o no el espacio donde se desarrolla, cambiando o no las partes del cuerpo con las que se realizan los gestos?

Imaginad, por ejemplo, cómo puede enfocar nuestra “lavandera” la abstracción de sus primeras acciones: frota con una mano su mejilla. Primero suave y lentamente; poco a poco se acelera y va dando mas intensidad al gesto hasta que su mano presiona y arrastra a la cabeza hacia una dirección determinada, seguido de fuertes sacudidas que desde la pelvis llegan a la cabeza.

¿No es dramático? ¿No muestra cómo partiendo de las acciones de la lavandera, ha creado un nuevo lenguaje expresivo?
Tanto la coherencia en la secuencialidad de las acciones como su rítmica deben mantenerse en un proceso de abstracción. Si esto no ocurriera llegaría un momento en que se perdería la esencia de la actividad de la cual se ha partido.

Como hemos podido ver, a medida que el proceso de abstracción es mayor, el encuentro del alumno con nuevas sensaciones, con nuevos sentimientos, con nuevas formas expresivas, aumenta considerablemente.

Los procesos en la abstracción son casi infinitos, pues dependiendo de la actividad elegida, de la forma en que cada uno busca, encuentra y elige el desarrollo del trabajo, así serán los sentimientos suscitados, la plástica y la musicalidad que nos exprese.








12/8/13

MÉTODO Y DIDÁCTICA DE LA EXPRESIÓN CORPORAL CREATIVA - ARTE DEL MOVIMIENTO- ALFA ÍNSITUT




Fragmento del libro CREATIVIDAD CORPORAL – Mercedes Ridocci


Metodología

Algunos apuntes sobre el método y de la didáctica empleada en la  Expresión Corporal Creativa – Arte del Movimiento

Antes, no obstante, deseo subrayar que la Expresión Corporal es básica y esencial en la educación para que el niño o adolescente descubra y desarrolle sus capacidades motrices, expresivas, comunicativas y creadoras, lo que en definitiva significa conocer el propio cuerpo, -que es el propio ser-, y sus posibilidades de interactuar con los demás en los procesos enriquecedores de la creatividad común.

También, la Expresión Corporal es uno de los cimientos básicos en la formación integral del actor; es asimismo esencial para que el bailarín, del estilo que sea, adquiera recursos creativos y expresivos, sacando de lo más profundo de su ser las emociones y los sentimientos ocultos o adormecidos, sabiendo            materializarlos            a través del movimiento; es importante, en definitiva, para que cualquier persona independientemente de su profesión y de su edad, desarrolle su sensibilidad, sus capacidades corporales físicas, creativas y de comunicación.

La metodología se asienta sobre 3 puntales básicos:

1.- El dominio corporal, (recorridos internos del movimiento, pasaje de la energía, equilibrio muscular - fuerza y flexibilidad-, independización, coordinación, fluidez, secuencialidad,...).

2.- El ritmo corporal, (tempos, silencios, aceleraciones, “crescendos”, acentuaciones, compases, divisiones, multiplicaciones, ...).

3.- La composición espacial (espacio personal y total, ejes, planos, trayectorias, direcciones,...).

Dentro de esa estructura, se insertan otros aspectos como son:
el desarrollo de la sensibilidad, la percepción y la conciencia;
la vivencia emocional; el empleo de la imaginación; la utilización de la intensidad y los matices de la energía;
las calidades del movimiento; el juego con objetos y materiales diversos; las capacidades comunicativas; la abstracción del gesto; la simbolización; la creación de climas; las relaciones espaciales; la musicalidad; la construcción coreográfica... etc.

Una            metodología            significa            que            desarrolla unos aprendizajes, que necesita dominar unas técnicas, que dispone de unos medios, que sigue unos procesos, que se rige por unas reglas. Tolo lo contrario a probar la realización de cosas diversas sin saber la coherencia de esas acciones.

En base a esa metodología, el profesor establece las pautas de exploración que se deben seguir en cada momento. Según las pautas propuestas, serán distintas las sensaciones obtenidas, las emociones y las imágenes, así como la comunicación que se establezca entre en el grupo y la composición final a la que se llegue.

Esta  búsqueda es desarrollada personalmente por cada alumno, y en su relación con los demás. A través de ella, los alumnos desarrollan diversos procesos de aprendizaje: sensorial, perceptivo, motriz, comunicacional, creativo. A través de su vivencia, descubrirán las sensaciones, emociones, sentimientos o imágenes que los diversos tipos de movimiento les suscitan.
Siempre debe darse una constante retroalimentación profesor-alumno/s-profesor...

Dentro del marco concreto de la composición escénica, el profesor es quien dirige la investigación, quien entrevé, a partir de los resultados que van encontrando los alumnos, el posible hilo conductor, la trama o la historia que puede tejerse. Los alumnos participan en el proceso creativo, no solo mediante su investigación corporal personal, sino mediante las sugerencias que su propio trabajo les provoca a ellos y al profesor hasta desembocar en una composición final.

El libro muestra diferentes procesos de investigación a partir de diferentes pautas y elementos. Sirven de ejemplo para que los lectores realicen sus propios procesos de investigación a partir de las ideas que estos pueden provocarles, con pautas similares o con otras, pero no para que los trabajos aquí expuestos sean calcados directamente. Sería un grave error, aparte de un intento baldío que les serviría para poco.
El proceso creativo se basa en la investigación personal o grupal, sino, no sería creativo. Se puede partir de pautas similares para la investigación, pero siempre el resultado será distinto, porque en su experimentación cada uno encontrará sensaciones e imágenes distintas. Será distinto también si la investigación es realizada en el ámbito escolar con niños o con adolescentes; o si es realizado con otros fines, con adultos, con actores o con bailarines, porque cada grupo dispone de capacidades distintas.

En cada una de las composiciones podremos ver cómo se parte de la sensibilización y profundización en relación a un tema concreto, el cual será el móvil de la investigación. Dentro de este proceso, se irán interrelacionando otros elementos necesarios para llegar a la obra final.

En Elegía, el tema que conducirá toda la investigación, serán los factores que intervienen en las calidades del movimiento.

En Espacios, será la búsqueda de las relaciones entre el cuerpo y el espacio, en una continua construcción de éste.

En Un día de playa, el tema central es la relación cuerpo- objeto-espacio, que dará lugar al personaje en función de las relaciones establecidas.

En La Mesa, será el diseño corporal. Las simetrías y asimetrías que se establecen en relación a diferentes objetos y a los otros.

En Vida, los árboles sirven de metáfora para mostrar los diferentes procesos de la vida humana, sirviéndonos de las distintos modos de desarrollar el movimiento (directo-flexible; cortado-continuo; simétrico-asimétrico;, etc.).

En La Biblioteca, se partirá de la estilización del gesto por medio del movimiento orgánico, para concluir en la rítmica y la melódica gestual.


En Las Sirenas, serán los diferentes formas de “abstraer el movimiento”, el tema de la investigación.

11/8/13

UNA PEQUEÑA MUESTRA SOBRE LA RÍTMICA DEL MOVIMIENTO ORGÁNICO





Extracto del libro CREATIVIDAD CORPORAL - Mercedes Ridocci

Una pequeña muestra sobre la rítmica del Movimiento Orgánico

Una vez integradas las bases del Movimiento Orgánico y después de una sensibilización realizada a través de una serie de ejercicios donde se utilizan diferentes relaciones tanto espaciales como temporales entre los dos centros de energía (cinturón pélvico y cinturón escapular), se entra en una investigación personal sobre el Movimiento Orgánico.

Chicos: cuando queráis, comenzamos. 

-  Adoptar una cómoda postura en el suelo, una postura
que os permita “salir” hacia el espacio. Partiremos de la imagen de una célula. Sintámonos una célula, identifiquémonos con ella. Recordemos sus movimientos de expansión y repliegue.

- ..........................................................................................

Comienzo a ver recorridos de movimiento globales que parten de la pelvis y se bifurcan hacia la periferia, transmitiéndolo por las diferentes partes del cuerpo, en distintas direcciones, expandiéndose hacia el espacio para después volver a replegarse.

- Llevados por estos movimientos vais a permitir que el cuerpo vaya transformando sus apoyos respecto al suelo, en un fluir constante y armonioso. Id sintiendo la rítmica que se desprende de vuestros impulsos.

- .........................................................................................

Observo cómo los impulsos que generan sus movimientos son a veces mas fuertes, a veces mas suaves, sucediéndose de recorridos más rápidos o más lentos; a veces siguen una línea recta, a veces se curvan o retuercen; a veces se proyectan mas allá del espacio físico, a veces apenas llegan al límite del cuerpo volviendo hacia el centro pélvico, creando ondas energéticas de movimiento mas o menos abiertas, mas o menos cerradas; a veces el recorrido se hace liviano, a veces se hace pesado y con resistencia. Todo ello va dando lugar a una rítmica que no está sujeta a ninguna métrica, es un ritmo vivido y sentido, que surge de los diferentes impulsos y de los diferentes recorridos dados al movimiento.

Bien, muy bien. Avancemos un poco más. 

-   Pasemos ahora a trabajar sobre recorridos orgánicos donde intervienen primordialmente los brazos: el cinturón escapular será nuestro centro de acción, será de donde nazcan los impulsos que recorriendo las diferentes articulaciones de los brazos, darán lugar al movimiento.

-   Comenzaremos movilizando el cinturón escapular. Los brazos, en principio, no intervendrán para nada, colgarán pasivos a lo largo del cuerpo.

-  Un hombro que rota hacia dentro, el omóplato que se separa de la columna; hombros que rotan hacia fuera, omóplatos que se acercan a la columna; un hombro que avanza mientras otro retrocede, un omóplato que se acerca a la columna mientras otro se aleja;...

-  ¿Se transmiten estos movimientos hacia la cabeza y hacia la columna dorsal?

-  Dejemos que el movimiento se vaya transmitiendo hacia los brazos, proyectándose hacia el espacio. Un nuevo movimiento del cinturón escapular dará lugar a un nuevo recorrido, a una nueva forma de proyección.

Observo los diferentes recorridos, las direcciones, los planos en los que se proyecta el movimiento, las trayectorias rectas y curvas, los tempos que van utilizando,...

-  Ahora me gustaría que, en un momento determinado combináramos los movimientos originados en la pelvis que se desarrollan a través de todo el cuerpo, con movimientos que parten del cinturón escapular y se bifurcan hacia los brazos, encontrando la lógica orgánica en los pasajes de uno a otro, la coherencia entre la expresión que contienen las partes silenciadas con las actuantes, encontrando una rítmica que se sucede de unas partes a otras.
- ...........................................................................................

El movimiento cuando es orgánico, según se esté utilizando su proyección hacia el espacio, los impulsos, las relaciones entre las diferentes partes del cuerpo, los tempos, los ritmos, etc., refleja la metáfora que representan los diferentes seres y o elementos de la naturaleza.


8/8/13

MOVIMIENTO ORGÁNICO


 El MOVIMIENTO ORGÁNICO

Extracto del libro EXPRESIÓN CORPORAL - ARTE DEL MOVIMIENTO - Mercedes Ridocci

Ya hemos apuntado en la introducción, que abrimos cada sesión de Expresión Corporal con el Movimiento Orgánico[1]. A través de él nos vamos sensibilizando y adentrando en el proceso del tema concreto elegido para la expresión. En relación a este tema así enfocaremos el Movimiento Orgánico, de modo que nos vaya preparando sensorial, física, mental y energéticamente hacia el objetivo último. Aunque todos los aspectos estén siempre presentes daremos el protagonismo a aquellos que creamos más convenientes en relación con el objetivo expresivo ideado, pero siguiendo un adecuado proceso iremos día a día adquiriendo más experiencias y recursos para el desarrollo de la creatividad y de la comunicación. Cada día llegamos a una etapa de ese camino; cada día encontramos nuevos caminos que nacen del anterior; cada día obtendremos nuevos encuentros.

Aunque todo esté interrelacionado podemos establecer órdenes de búsqueda y prioridad.
Podemos descubrir que nuestro cuerpo tiene la capacidad de tensarse y distenderse. Esta capacidad la tienen todas y cada una de las partes del cuerpo. En esa capacidad radica la elasticidad muscular, más concretamente localizada en el tono. 
Más adelante llegaremos a sentir que esa cualidad la podemos experimentar por actos diversos e incluso contrarios: por contracción o por estiramiento y también por rotación o por levantamiento de una parte del cuerpo.
El resultado de la tensión puede ser variada: dureza, rigidez, fuerza, encogimiento, pero también sus contrarios, extensión, amplitud, flexibilidad. Mientras que por su parte, el significado de la distensión puede asociarse a la blandura, al abandono, a la pesadez o la liviandad, a la caída. Estos son ya muchos descubrimientos a los que se irá llegando poco a poco. 

Iremos descubriendo también que la tensión muscular provocada en cualquier parte del cuerpo (sobre todo por el centro del cuerpo –la pelvis-) se transmite sucesiva y progresivamente hacia la periferia, lo que conlleva una movilización en esas direcciones. A través de los huesos y las articulaciones, los músculos se engarzan unos a otros, de ahí que la tensión provocada en un grupo muscular sea recibida por los que le continúan, siempre y cuando éstos estén receptivos y no bloqueen la sucesión. A esta transmisión la denominamos de varias formas, la más común es: pasaje de energía.
 El pasaje de energía por tanto conlleva los recorridos del movimiento dentro del cuerpo y son la manifestación de su vitalidad, de que está disponible para recibir los impulsos, de que estos puedan recorrer los caminos óseos – musculares – articulares, sin trabas ni bloqueos, para  proyectarse después al exterior. Es el principio del dar y recibir, la esencia de la comunicación.

Trabajaremos la activación de los centros energéticos: la pelvis y el cinturón escapular, ya que estas son las zonas principales que impulsan el movimiento.
 Desde ellos se producen ondas energéticas de movimiento hacia los pies y la cabeza, brazos y manos, -sin olvidar la columna, auténtico enlace en escalera o tirabuzón con sus 24 vértebras articuladas-, recorriendo cada parte del cuerpo. Viviremos la pelvis como la fuente de la expansión y del repliegue, del movimiento centrífugo o centrípeto y con el cinturón escapular encontraremos la armonía y la melodía del movimiento de los brazos. 
Nos dedicaremos cada día a activar esos centros, flexibilizarlos y reequilibrarlos. Experimentaremos los múltiples recorridos dados al movimiento: ondas, círculos, espirales, arcos, etc.
Observaremos los diseños corporales que adopta el cuerpo; Cómo se transforman esos diseños, lo que plasma dibujos y formas espaciales donde las distintas partes del cuerpo realizan diversas trayectorias por diferentes planos.
 Observaremos también cómo se trasforman los apoyos respecto al suelo en relación al movimiento; los huecos y o volúmenes que se forman, los diferentes equilibrios y desequilibrios.
Con los ciclos de tensión – distensión comenzamos a vislumbrar los ritmos naturales del cuerpo que se van desarrollando con los impulsos desde los centros energéticos y los recorridos de energía que de ellos se derivan.
También abordaremos la capacidad de independencia segmentaría- articular y la coordinación entre las diferentes partes del cuerpo: en simultaneidad, en alternancia, en sucesión, en contramovimiento, en conmovimiento,…, asentando las bases para el control y dominio del movimiento. 
Nos ocuparemos desde el primer momento, pero cada vez de forma más compleja, de la fluidez y la secuencialidad del movimiento entre diferentes zonas y diversos movimientos. Es decir, la unidad de los movimientos enlazándose como las letras que forman una palabra y las palabras que forman un párrafo. La limpieza de estos movimientos, bien construidos, bien dibujados, sintácticamente bien estructurados, irán transformándose en lenguaje, adquiriendo un significado en relación a la calidad y rítmica empleada.




[1] Su teoría y su práctica son descritas en el libro: Cuerpo en armonía –Leyes naturales del movimiento- Benito Vallejo, J. INDE Publicaciones. Barcelona 2000