10/11/10

BÚSQUEDA - Instantes -



BÚSQUEDA

1989
Intérpretes: Almudena, Carmina, Isabel, María Luisa
Dirección: Mercedes Ridocci

La pared como símbolo de sujeción.
Cuatro mujeres nos muestran a través de sus movimientos, la atadura a la que están sometidas.
Sus intentos de desprenderse. Su fracaso ante el vértigo que provoca la libertad,
cuando siempre se ha vivido con el ser cautivo.












7/11/10

Aceleración temporal en la expresión del movimiento.



Previo a hablar sobre la significación que adquiere la aceleración temporal en el movimiento es necesario definir el Tempo.
“Edgar Willens, nos dice en su libro EL RITMO MUSICAL[1]: Cuando nosotros hablamos de tempo, no pensamos en general, en el que marca el metrónomo, tempo mecánico, sino en “el metrónomo interior”, más viviente. Este depende del estado de ánimo que regula y domina la continuidad del devenir musical.
Efectivamente la definición de Tempo se refiere a la rapidez o lentitud con la que se desarrolla una secuencia rítmica o de movimiento. Sin embargo, su vivencia y la carga emocional que el tempo conlleva no se encuentra en la medida mecánica, sino en el ánimo que le suscita al intérprete. La transmisión emocional que conlleva siempre dependerá de la vida interior del que lo ejecuta.
Podemos por ejemplo, escuchar una pieza musical con un tempo perfectamente estructurado, o ver a un bailarín ejecutar sus movimientos manteniendo adecuadamente el tempo, y sin embargo no nos “toca el alma” ¿qué es lo que pasa?
Ocurre que no han conectado con la pulsación emocional que el tempo encierra en sí mismo. Se han limitado a ejecutar su pieza como si fueran el metrónomo, se han limitado a medir.
El metrónomo es una máquina, el ser humano no. El metrónomo mide, por el contrario el tempo vivido, vibra, emociona, “toca el alma”, conecta con la emoción subterránea que “esconde la mera medida”, responde a la subjetividad del ejecutante, sea este actor, bailarín, escritor, etc.
No podemos hablar del tempo sin hacer referencia al silencio.
Si en el lenguaje musical, los silencios son los tiempos en el que cesa el sonido, en el lenguaje de la expresión del movimiento corresponden a la detención del movimiento dentro de una secuencia realizada con un determinado tempo-ritmo. Es en el silencio donde queda reflejada la carga expresiva que contiene el movimiento, recorriendo el cuerpo, proyectándose hacia el exterior.
La utilización del silencio en la expresión y la comunicación, en contraste con el movimiento, remarca la actitud, es escucha de uno mismo, es mensaje expectante para los otros.



[1] El ritmo musical. Willens, E. Eudeba Editorial. Buenos Aires. 1964”
(Texto del libro “Expresión Corporal – Arte del movimiento" – Mercedes Ridocci)
En un proceso de aceleración temporal entre dos personas se va transformando la relación en función del pulso emocional que la sostiene, las situaciones dadas evolucionan hasta llegar a un clímax determinado.
En este vídeo podremos ver el desarrollo de una aceleración temporal, ejercicio realizado por dos alumnas de primero de Formación en Expresión Corporal durante el curso 2009-2010 – Alfa Institut - Barcelona
PD- La música que acompaña al ejercicio es de Rene Aubry

1/11/10

La abstracción del movimiento



Desde el análisis de los movimientos dados en acciones cotidianas y mediante el estudio de los elementos del esfuerzo (las AB de Rudolf von Laban) con que estos se realizan, se busca la esencia de dichas acciones hasta que estas pierden su significado concreto, adquiriendo con ello un lenguaje expresivo diferente.
En este video podremos ver un proceso de abstracción, y como a través de dos formas distintas de conducir la abstracción, esta alumna llega a dos lenguajes expresivos diferentes.
Carmen Arribas, alumna de tercero de formación, curso 2009-2010 - Alfa Institut - Madrid
La música que la acompaña es de Rene Aubry.
PD- Dejo claro que estas imágenes no son una composición escénica, sino el resultado del trabajo realizado en un módulo. El vestuario es pura improvisación, sacado del atrezzo que tenemos en la escuela.